Stuck in the middle with you

Sí, lo habéis adivinado, esta entrada no va sobre aplicaciones para iPad. Lo siento, la próxima vez será, lo juro por mis pijamas de traductora autónoma, que aparecen retratados en ese ridículo banner nuevo que veis arriba. Tocaba un cambio radical en pos de la legibilidad del blog. Como quien no quiere la cosa ya llegamos al final del primer mes de este 2012 que viene prometiendo tantas experiencias buenas a muchos compañeros traductores que ya se estaban mereciendo éxito a raudales en tierras germanas. Mientras ellos sirven como conejillos de indias, mi querida amiga Iris y yo acechamos en la sombra esperando a que la vida sea un poco menos complicada. Todo a su tiempo. ¿O no?

Sobra decir que el año pasado fue posiblemente uno de los mejores de mi vida por numerosos motivos que no merece la pena explicar, salvo el hecho de tener a Buenafuente entre mis fologüers en diversas redes sociales porque, amigos, eso mola y hay que fardar intensamente. Punset, te estás quedando atrás, just sayin’. Como ya se ha pasado ese momento de epifanías de Año Nuevo en el que todos prometemos ser más productivos, comer mejor y llegar más puntuales a las citas para luego no cumplirlo, vamos a centrarnos un poco en el futuro, esa bruma que uno no sabe muy bien cómo interpretar.

Si sois lectores de pata negra, reconoceréis una bella referencia en el título de la entrada, que pasaré a ilustrar bajo estas líneas porque me ha dado la vena artística esta semana, y con un ratillo y unos pinceles cutres de Photoshop una se distrae fácilmente en lugar de atender a sus múltiples obligaciones. El caso es que últimamente me siento un poco así, como el señor Rubio. Impaciente y con ganas de cortarle una oreja al señor de la silla, que no es otro que mi amigo El Máster. No me malinterpretéis, el MTAV es estupendo y estoy aprendiendo muchísimo, pero en los últimos tiempos no puedo evitar sentir que

Sé que la paciencia es una gran virtud y que esperar no mata a nadie, que está muy bien tener ganas de hacer cosas, pero despacito y buena letra. Soy consciente. Sin embargo, siempre me pregunto por qué terminé haciendo un máster y ayer, intentando dejar un comentario en esta entrada, no supe muy bien cómo responder a esa pregunta. Al principio todo encajaba a la perfección: no tenía demasiada experiencia profesional ni grandes expectativas de conseguir nada espectacular demasiado pronto, tenía por delante un año en Terrassa hasta que mi novio acabara sus estudios, el precio era bastante asequible comparado con otros por el estilo y, qué narices, llevaba enamorada del MTAV desde que decidí venirme a estudiar a la UAB. Vamos, que me lancé a la aventura casi por eso, tenía clarísimo en qué quería especializarme y dónde desde hacía muchos años. Dos semanas antes de formalizar la solicitud llegó Tumblr y rompió todos mis esquemas vitales, cosa que sigue ocurriendo a diario, por cierto. En aquel momento me pareció algo increíble a título personal, pero no pensé en las repercusiones que eso podía llegar a tener en mi vida profesional ni la magnitud del asunto, eso es algo que solo he podido ir comprobando con el tiempo. Supongo que a muchos os habrá pasado algo similar. Pensé que me daría poco trabajo a largo plazo y que sería algo perfecto para compatibilizar con las clases, cosa que no es poco cierta, aunque al final ese poco se ha convertido en bastante, pero sigue siendo asequible. El caso es que desde entonces he ido viendo pasar por delante de mis narices decenas de oportunidades en otros países, recomendaciones de amigos y sueños que, aunque sé que estarán ahí dentro de unos meses, tengo muchas ganas de perseguir porque hay quien se ha encargado de dejarme claro que están a mi alcance (¡malditos seáis!). Y eso, claro, te pone ante un difícil dilema, te hace preguntarte «¿estoy donde debería?».

En términos generales no soy una gran defensora de los másteres, porque creo que en parte te preparan para cosas pagando un dineral que deberían formar parte de la carrera y que no tienen que ver solo con tu campo profesional, sino con el salto al mundo laboral. Además, cuando empiezas a trabajar te das cuenta de que lo que se aprende en ese contexto laboral concreto es difícil de suplir a la misma velocidad y con la misma precisión mediante unas clases. Nada, NADA enseña más que experimentar ciertas situaciones y problemas en primera persona, pero claro, eso da miedo, respeto y es difícil de conseguir cuando acabas de licenciarte. Pero no le echemos solo la culpa a la universidad. De alguna forma estás pagando por una experiencia que las propias empresas deberían ofrecerte sin sentir que “están perdiendo el tiempo”. Nadie les pide que te formen, solo que aguanten tus primeras semanas ubicándote sin tener que pagarte necesariamente cuatro duros para que te compres un bocata. El abono transporte corre a tu cuenta, eso sí. Lo llaman prácticas, aunque para ellas tengo un par o tres de palabras especiales. Otro día.

Tampoco os creáis que soy una gran detractora, porque tristemente el mundo real funciona de otra forma, y más con la que tenemos encima. El miedo lo domina todo: las empresas tienen miedo de contratar a un chaval recién salido por si resulta que tiene solo un papel firmado por el rey, pero no habilidades reales, y los estudiantes tienen miedo de echarle huevos y ser ellos mismos, porque está la cosa muy difícil como para demostrar algún tipo de dignidad, originalidad, personalidad o cualquier otra cosa positiva que termine en -dad. En ese sentido un máster es muy útil si de verdad sabes que la especialidad que estás escogiendo es la que te apasiona: te proporciona un papelajo que te da más prestigio que el papelajo anterior (¡es así, señora, yo qué quiere que le diga, échele la culpa a su dios favorito!), te enseñan auténticos profesionales, vas conociendo a gente del mismo campo, disfrutas haciendo los ejercicios y, sobre todo, compruebas por ti mismo si de verdad vales para determinados encargos antes de lanzarte a aceptarlos en el Mundo Real™. Eso es lo que más agradezco de estar combinando un trabajo como el mío con el MTAV: gracias a ambos estoy descubriendo dónde están mis puntos fuertes y dónde flaqueo algo más, o con qué disfruto un poco menos. Quizás por eso hay días en los que pienso que sí, que merece la pena descubrirme un poco mejor antes de lanzarme a hacer nada increíblemente espectacular. Así que aquí estoy, atrapada contigo, pero no lo estamos pasando nada mal. Como en la película.

Diría que el motivo por el que no supe qué contestar es que no creo que algo así se pueda aconsejar o desaconsejar en términos generales, ya que depende de un montón de factores personales, de las oportunidades que puedas haber tenido hasta el momento y, sobre todo, del Máster que sea. El mío es mu bonico, pero puedes vivir sin él también, no te creas. Como siempre aconsejo: haz lo que te diga la patata, que ella es muy sabia. Y luego seguro que hay días que en los que te arrepentirás, y otros en los que no, porque los seres humanos somos así de tontos y de inconformistas.

De momento solo sé que el sueño de ver en la red el que será el mejor webcómic de la década, Señores de casa, ilustrado, programado y protagonizado por Albert y Aitor, tendrá que esperar. Eso sí, cuando llegue, temblad.

Anuncios

27 pensamientos en “Stuck in the middle with you

  1. Ay, qué bonico, como siempre. Yo quiero escribir así de bien como tú. Más no, que no hay que abusar. Solo igual. Eso me basta. Y poder tocarte así con el dedo en el hombro para saber que eres de verdad. Ah, un momento. Eso ya lo he hecho… Vaya.

    No puedo escribir mucho porque estoy preparando un trabajo del máster para el que necesito un cerebro como el tuyo para poder unir dos frases con cierto sentido, y del que aún me falta escribir 2000 palabras. Será una noche larga.

    Ya nos contarás cuando salga el webcomic, que yo me hago fans ya mismo.

  2. ¡Mujé! ¡Po’ haberlo disho! Soy la autora de Traducir&Co y me estoy pensando muy bien si copiar directamente en enlace a esta página como una respuesta más…
    Me he reído mucho con esta entrada, me ha encantado (sobre todo lo de Mundo Real “tm”). Me ha recordado a otra respuesta que se planteaba hasta qué punto un máster no te enseña cosas que podrías aprender con el tiempo. Titulitis, titulitis… ¡voto por incluirlo en el DRAE! Si total, es una de las realidades más reales de la realidad española, right? Todos queremos (o creemos que queremos) tener un papel (“firmado por el rey”, buenísimo ;) ) que certifique que nos hemos esforzado entre 1- 5 años en lo que nos gustaba. ¿No es eso buscar reconocimiento? Si sabemos lo que valemos… ¿por qué necesitamos que lo reconozca? ¿No sería mucho más útil que lo reconociera alguien que “nos ha probado” y no alguien que “nos ha creído”?

    Creo que la respuesta a todo esto es fácil: es España vs. el resto del mundo. ¿Formarse con miras a trabajar fuera o hacerlo pensando en quedarse? Quizá dependiendo de la respuesta, una sepa qué hacer después de la (¿obligada?) carrera.

    • ¡Gracias por pasarte, Mercedes!

      Es que esto pasa a menudo: empiezas a escribir un comentario y terminas haciendo una entrada. Creo que me pasará lo mismo con tu post sobre los fansubs, que me conté con ganas de aportar mi granito de arena.

      El problema es que aunque uno no tenga titulitis, la industria sí, así que a veces toca dejarse las perras. De todas formas con un título y ya está no se va a ningún lado. Lo que dices es un poco lo que ocurre con algunos trabajos de la universidad: algunos estaban más centrados en que probaras al milímetro que habías atendido en clase que en hacerte reflexionar de una forma más personal.

  3. Lo he comentado en Twitter, pero te digo lo mismo que Curri: me ha encantado el toque tan personal que le has dado a tu entrada. Hacen falta más así, y creo que voy a ser la primera en aplicarme el cuento. ;)

    El dilema de máster sí y máster no es algo que considero muy personal. En líneas generales, es una inversión de tiempo y dinero que se debería tener clara de antemano. La realidad luego es otra, claro. Conozco muchos casos en los que cursar un máster -el que sea- no se considera más que una extensión “obligatoria” de la carrera… Supongo que no deja de ser una opción donde la gente se siente más a salvo que “ahí fuera”. Como bien dices, hay que echarle huevos.

    En fin, no me quiero enrollar. Agrego tu blog a RSS y a mis links, si no te importa. :)

    PD: Tumblr mola! (enganchada desde 2010 y contando, jajaja)

    • ¡Gracias, Ana, eres un sol! :_)

      Tiene que haber variedad, sí señora. Desde luego algunos másteres retrasan un año el pánico a salir del cascarón y te dan más confianza en ti mismo, pero dudo muchísimo que en todos los casos merezca la pena hacer uno. Por eso siempre digo que lo mejor es empezar por conocerse a uno mismo y luego tomar las decisiones, no se puede confiar ciegamente en el consejo de otros porque cada uno es como es.

      Lo mismo digo :) ¡Y me alegra que seas fan de Tumblr!

  4. Qué grandes son esos momentos de introspección que inspiran entradas como esta, y más si a la autora se le da muy bien escribir :-). Creo que no me equivoco si digo que todos hemos tenido momentos así en los que nos planteamos lo que hemos vivido y las decisiones que hemos tomado. Si bien a veces las cosas vienen solas, sin pedirlas, otras veces no parecen llegar nunca. No te arrepientas de nada, no digo que lo hagas, pero has ido cogiendo las cosas como han ido llegando, y está muy bien que te replantees el lugar en el que estás en tu vida ahora mismo. Ahora mismo da mucho miedo, últimamente recomiendo a todo el que veo con ganas de volar, que si ya tiene algo se aferre bien a ello y si vuela que sólo sea con un trabajo debajo del ala. Hay que tener ambiciones, pero ir con pies de plomo como están las cosas ahora.

    ¡Sigue así!

    • ¡Gracias, Verónica! Bonicos sois :_

      En eso estamos de acuerdo: arrepentirse sirve de poco. En realidad de todo se aprende algo, aunque obviamente intentemos evitar lo máximo posible las malas experiencias. Yo creo que viendo los últimos acontecimientos tu consejo te lo has podido aplicar y no te ha ido nada mal :_)

  5. Wow, Nieves, acabas de retratar mi situación actual. No es exactamente la misma, pues las oportunidades que te están cayendo a ti ahora son las que sé que me caerán a mí cuando me vaya un año a Japón este próximo otoño, pero realmente creo que será una buena inversión y que dichas oportunidades seguirán ahí para mí, aunque más y mejor.

    Btw, I agree con tu idea de los másteres… Es bastante vergonzoso que ahora esté aprendiendo ciertas cosas que estoy aprendiendo… Pero bueno, que estoy más que contenta de estar aquí, tú lo has dicho (y, a ver, en cierto modo estamos colaborando a un sistema educativo no muy deseado, pero no estamos matando foquitas ni vendiendo droga… ¿No?).

    Kisses

    • ¡Marineta!

      Supongo que nos pasa a la mayoría: tenemos un poco de impaciencia, ganas de hacer muchas cosas y un pequeño cabreo por cómo funciona el sistema educativo. Hay muchas posibilidades, pero eso es bueno, y además no estamos cruzadas de brazos sin hacer nada, que es lo que realmente importa. Eso y no matar foquitas : P

  6. Voy a ser muy breve porque también tengo un Master and Commander que me acecha día sí y día también: me encanta cómo escribes. Hala, ya lo he dicho.
    Solo decirte que a veces las cosas viene como vienen, sin más. Ya verás como luego todo acaba encajando. Siempre ocurre. A mí ya me pasó una vez y créeme, te darás cuenta de que cada paso ha contado, aunque ahora a veces te parezca que no.
    Me vuelvo a mi particular Yo-sabía-por-qué-elegí-esto-pero-a-veces-me-cuesta-acordarme…

    Suerte bonica :)

    P.S. : ya te lo dije en Twitter pero un 10 para tu nuevo diseño blogueril.

    Nathalie.

    • ¡Muchísimas gracias, Natalie!

      No os merezco :_) La verdad es que sí, el otro día decía Vicent Torres que cuando empezó la carrera y vio lo que había se dio cuenta de que todo lo que había hecho por pura afición mientras crecía empezaba a tener mucho sentido ahora que lo iba a utilizar profesionalmente, y es verdad. ¡Ánimo con tu Master and Commander!

  7. Yo también soy un gran «flan» de la escritura de Nieves, así que ya va siendo hora de sacar las carpetas forradas de fotos, afinar nuestro grito más ensordecedor y poner nuestras muecas más histéricas para saber quién es aquí el #1 Groupie. :D

    Fuera coñas, estoy totalmente de acuerdo con todos en que Nieves, aportando su visión personal, le da un punto más que interesante a las entradas. Y yo procuro aplicarme el cuento también en mi blog, que para blogs eminentemente profesionales ya tenemos a porrillo. Y sí, yo como egresado de posgrado te podría dar muchas posturas a favor y en contra de los másteres (fundamentalmente de tipo académico-monetario), pero estoy convencido que más allá de esto, los esfuerzos que hemos hecho y seguimos haciendo por aprender-reciclarnos-formarnos no serán en vano. Soy de los que piensa que lo bueno (y lo malo) que hacemos, se verá recompensado (o castigado) en el futuro.

    Así que si estás aprendiendo a discriminar muchas facetas profesionales y dándote cuenta de que algunas de ellas es mejor dejarlas en la nevera y otras quizá ponerlas a fuego lento para que en un futuro estén en su punto, ¡estupendo!. De eso se trata, de seguir ampliando horizontes, trazando metas y descubriendo que un papel firmado, como bien dices, por un hombre de sangre azul y billetera holgada no es más que un cacho rectangular de celulosa, muy mono, pero que no dice nada per se.

    ¡Sigue así, Nieves! :D

    • Muchísimas gracias, Rai x’D Gente más maja que vosotros no la hay en otros sitios. Eso sí, hacedle un favor a vuestras carpetas y no las forréis con mi cara, por dios :D

      En mi opinión, tú siempre has hecho eso mismo en tu blog y por eso tienes unos cuantos miles de merecidísimos flanes de huevo. Creo que es importante hacerlo porque sino se tiende a dar una visión excesivamente plana de cómo funcionan las cosas. Podría haber hecho un decálogo de pros y contras, pero hay cosas que no creo que se puedan aplicar igualitariamente ni siguiendo los mismos criterios para todo el mundo. Por otro lado, sería incapaz de escribir otro tipo de blog porque no es lo que me pide el cuerpo.

      Tienes toda la razón del mundo, hay que esforzarse por hacer cosas. Algunas serán más útiles o tendrán más impacto en nuestra carrera que otras, pero es importante seguir moviéndose. Y me ha llegado al alma lo del “hombre de sangre azul y billetera holgada”, queda mucho mejor, dónde va a parar :D

  8. Me encanta tu nuevo diseño del blog, el banner mola mazo :D.

    Lo de hacer o no un máster, apuaf… es algo muy personal, como ya has dicho y varios han corroborado. Yo creo que a día de hoy se puede vivir sin ellos y que realmente las empresas buscan más la experiencia que el hecho de que tengas 20 titutilos rellenando CV (que, como decía Verónica en su última entrada, resulta que tienes que terminar quitando porque a la empresa no le interesa que tengas una superformación del copón).

    Yo llevo un año trabajando y, si me pongo a pensarlo, la cantidad de información que he asimilado durante estos 12 meses ha sido bestial: llegué verde cual hoja de perejil (y ahora sigo cual hoja de perejil, pero un poco menos verde x’D). He tenido la oportunidad de meter mano en un montón de proyectos de todo tipo (manuales, localización de software, alguna cosilla de videojuegos y páginas web), he aprendido a manejar programas que no sabía ni que existían y me empapo cada día de lo que es la vida del traductor autónomo gracias a mi jefe, que me brindó una oportunidad de oro hace un año cuando no tenía experiencia ninguna (bueno, sí, la del fansubbing, pero nada a nivel profesional) y que lleva un año confiando en mí, y eso para mí es todo un honor.

    Yo también le he hecho ojitos al MTAV, y de hecho tal vez lo haga algún día porque me llama mucho la atención, pero eso será dentro de mucho tiempo porque ya lo haría por gusto si se me cruzaran los cables y con vistas ya a hacer la tesis. Es que llevo demasiados años estresándome y me apetece descansar unos cuantos bastantes años, que me lo merezco, leñe xD.

    ¡Besitos!

    • ¡Gracias, Eva!

      Te lo dije el otro día, pero insisto: ¡hay que crear escuela! Me encantaría ver un monigote de cada uno de vosotros, sería maravilloso :_)

      El máster da ciertas ventajas en ese sentido, como el tema de las prácticas, pero en cierto modo también depende de cuál curses. En realidad todo cuenta. Si tienes un Máster y experiencia mejor que mejor, pero por lo general es difícil hacerlo todo a la vez. Y lo que cuentas es totalmente cierto, sobre todo porque uno se siente diferente, ¿verdad? Al menos yo lo vivo así: cuando hago un encargo que sé que es de verdad, me siento muchísimo más responsable de mi trabajo y me ilusiona diez veces más, porque en el fondo en los estudios tienes una cierta red de seguridad debajo y a veces no sabes si te manejas tú o es que te dan ellos un empujoncito.

      El MTAV es muy bonito, la verdad, y puedes hacerlo cuando te apetezca a distancia. Ahora descansa, que te lo mereces. Y oye, me encanta que estés tan contenta en tu trabajo, un aplauso para tu jefe desde aquí.

  9. ¡Hola! Esta mañana en vez de leer el periódico he decidido leer tu blog y… ¡dónde va a parar! jajaja.

    Me ha gustado especialmente esta parte:
    “El miedo lo domina todo: las empresas tienen miedo de contratar a un chaval recién salido por si resulta que tiene solo un papel firmado por el rey, pero no habilidades reales”.

    Yo, como la mayoría, también estoy “masterizándome” y, si me preguntaran, no sabría qué recomendar. Aprendes (mucho o poco, depende del máster y del “masterizado”), pero es una inversión de tiempo y dinero que no todo el mundo puede permitirse. Como ya han comentado antes, igual pecamos de “titulitis”, pero bueno, a lo mejor la inversión en formación nos sale rentable una vez que pasen estos tiempos de vacas flacas. Yo creo que lo importante es saber elegir un máster adecuado. Conozco gente que está haciendo el Máster en Profesorado de Educación Secundaria “por si acaso” o algún posgrado en Comercio Exterior porque “eso seguro que tiene muchas salidas”. Como tú misma has dicho, “los estudiantes tienen miedo de echarle huevos y ser ellos mismos, porque está la cosa muy difícil como para demostrar algún tipo de dignidad, originalidad, personalidad o cualquier otra cosa positiva que termine en -dad”.

    ¡Enhorabuena por la entrada! ;)

    • ¡Hola, Melania!

      Gracias por cambiarme por redactores de verdad, un honor :D Aunque está el mundo tan mal que deprime un poco abrir el periódico.

      Muy interesante eso de que depende del “masterizado”, no lo había comentado pero sí, hay gente que no está hecha para esto. Nunca se sabe, en mi caso intento pensar que he aprovechado una oportunidad que no mucha gente tiene y eso me hace sentirme mejor, aunque desearía que fueran bastante más accesibles para todo el mundo. Como tantas otras cosas :)

  10. Hola Nieves:

    Me voy a quedar solo con una de las ideas de tu post: “¿mejor quedarse en Tumblr o buscar nuevas ofertas llenas de brillo y glam?”. Solo te puedo decir: más vale volumén de trabajo en mano que tontunas volando… ;)

    • Gracias por pasarte, Oli.

      La verdad es que tampoco tengo mucho volumen en las manos y creo que podría compatibilizar Tumblr con un trabajo in-house (aunque no sé si compensaría económicamente), pero bueno, pasito a pasito y a ver dónde me lleva, que allí también puedo tener un futuro :)

  11. Me ha gusto muchísimo la entrada :) Por el tema, el estilo y todo. Yo me sumo al carro de los que hacemos máster y estamos un día disfrutando un montón con el trabajo que nos mandan, flipando con los profesores que tenemos y demás… y otros llorando por la casa (sí, yo soy un poco drama XDD) porque deberíamos estar luchando más y estar en LA o algún sitio donde poder brillar más profesionalmente… Se agradece mucho ver que no eres la única persona con bipolarismo masteriano cuando estás de bajón (“mal de muchos consuelo de tontos”, pues sí, soy una gilipollas, acabá XDD).

    Ahora voy a quedar un poco de stalker, pero que sepas que saltando de página a página sobre traducción he llegado a ti y, después de investigarte por la red, me he convertido en una ferviente seguidora. Ahora te miro con ojitos llenos de chiribitas *o* (en plan manga) y de mayó’ quieo sé como tú, ¡ea! XDD Suelo ver a gente con muchas cosillas hechas, que te pones como ejemplo a seguir, pero siempre me consuelo diciendo: “Bueno, tranquila Marta, tú tienes 23, en un par de años te pones y llegas”, pero contigo no puedo, ¡¡maldita!! XDD Y ahora mi conciencia no duerme tranquila… T_T

    Bueno, voy a dejar ya el comentario que si no al final sí que te voy a asustar XDDD Sólo decir que me encanta el blog y que espero con ganas verte en la II International Conference on Translation and Accessibility in Video Games and Virtual Words, dándolo todo :D Ya veo que si nos reunimos todos tus groupies te vamos a subir el autoestima seguro XDD

    Btw, que sepas que te has ganado el corazón de mi novio con el dibujo personalizado de Reservoir dogs, y que conste que no es traductor ni na’, pero es megafan de Tarantino :P

    • ¡Muchísimas gracias por tus palabras, Marta! Me emociono de verdad :_)

      Yo también soy muy drama queen así que entiendo perfectamente lo que quieres decir. ¡Qué gracioso que menciones LA! Mi querido amigo Álvaro Jimeno trabajaba allí y no se cansa de intentar convencernos a todos de que tenemos que cruzar el charco x’D

      Tranquila que yo también soy una stalker, nos llevaremos bien. Es todo un honor que a alguien le interese lo más mínimo lo que hago, pero no es para tanto, es que por internet todo queda muy espectacular :_) Y claro que en un par de años o de meses te pones y llegas donde tu quieras. Lo decía cuando estudiaba y lo mantengo: lo importante no es cruzar la meta el primero, sino llegar a hacerlo. Yo he tenido una suerte increíble y realmente solo llevo un año haciendo cosas. De hecho no creo que me vuelva a pasar nada tan asombroso en mi vida así que cuando te toque el turno ya te miraré con sucia envidia x’D

      Dile a tu novio que si quiere un dibujo deforme personalizado yo se lo hago, pero que necesita modificar sus gustos en cuanto a pintura (porque veo que el tema cine lo domina ;D).

      ¡Gracias, me has animado el día! Nos vemos en Marzo pues.

  12. Yo como licenciada en Derecho, no he tenido mucha opción: si quería dedicarme a la traducción, tocaba especialización, así que, después de realizar un par de cursos “modestos” para tantear el terreno y ver si me gustaba lo de trabajar como traductora, hice un Especialista por la Uned y ahora estoy realizando el Mastraduvisual online, en el Istrad (título propio de la Universidad de Cádiz), mucho más baratito que el METAV y que, aparte de poder realizar todos los módulos (subtitulación, pautado para doblaje, audiodescripción y localización) en las lenguas que yo quiera de entre las que ofertan, me ha dado la posibilidad de hacer gratis un cursillo de preparación para las pruebas de traductor jurado.
    En cualquier caso, opino que los masters (y vale para todos) se aprovechan mejor cuando ya estás trabajando, porque puedes recurrir al material que te ofrecen para ampliar conocimientos y aprovechar la disponibilidad de los tutores para pedir ayuda y consejo técnico a la hora de implementar tus tareas y encargos.

    • Por supuesto, los que venís de otras licenciaturas no tenéis mucho más remedio y creo que es positivo, porque realmente en los másteres se concentran bastante bien algunas de las cosas que alguien que no haya estudiado la carrera puede no saber. Tengo una compañera, Iris, que también está cursando ese el Máster del Istrad y está muy contenta :)

      ¡Gracias por pasarte!

  13. Me alegro ver que hay gente tan preparada en este país, de verdad, solo me queda agredecer a la creadora de esta entrada, y dejarle un cordial saludo a todos los visitantes.

    Sigue así, me encanta leerte y volveré pronto a hacerlo si me lo permites :)

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s