APTIC y sus consejos prácticos para el mundo laboral

El pasado día 8 de abril tuvo lugar en la Facultad de Traducción e Interpretación de la UAB una charla muy interesante sobre cómo introducirse en el mundo laboral, a cargo de Francesc MassanaMaya Busqué (a la que, por cierto, he tenido el placer de «desvirtualizar»), ambos miembros de la junta directiva de la APTIC. A pesar de ser una calurosa y soleada mañana de viernes, la charla fue todo un éxito de asistencia; hasta nos costó encontrar sitio. He de decir que, suerte la mía, casi nada de lo que escuché durante tres largas horas me venía de nuevo, lo cual es un gran alivio porque significa que voy por el buen camino. Sin embargo, se veía a un montón de chavales navegando a la deriva que necesitaban de verdad una charla así. Tras ver la orientación que se nos proporciona en este sentido durante la carrera, no puedo culparles (aunque me gustaría ver menos pasividad entre mis queridas generaciones venideras). Igual que no esperamos que nadie venga a explicarnos cómo vivir nuestra vida, no tenemos que asumir que existe una fórmula fija para tener éxito profesional o que, de ser así, alguien va a venir a recitárnosla mientras le miramos con cara de pasa sentados en el sofá de casa. En cualquier caso, para aquellos que no hayan podido asistir y se sientan asolados por millones de dudas sobre su futuro, he preparado esta receta casera inspirada en la charla a modo de resumen.

Tiempo de cocción:

De 1 a 5 años de trabajo duro, perseverancia y resistencia.

Elaboración:

Esta receta es mucho más fácil de preparar de lo que creéis, a pesar de los abrumadores y exóticos ingredientes necesarios para ello. El primer paso es cocinarla con amor por la profesión. Si no, esta no es vuestra receta. Principiantes o no, siempre somos traductores y, como tales, tenemos que cuidar y respetar lo que hacemos. Eso se refleja en varios aspectos que veremos a continuación. Lo primero que debemos hacer es crear una plantilla para nuestro currículum con nuestros datos personales, combinación de idiomas, formación y experiencia. Hay que deshuesarla, es decir, deshacernos de todos aquellos datos irrelevantes que no vayan a ayudarnos a cocinar: que hemos sido canguro (no me refiero a tener una bolsa marsupial), que nos encanta jugar a la petanca o que estudiamos en el I.E.S. Sáquenme de aquí de Villarriba. Si tenéis dudas sobre cómo deshuesar un currículum, podéis consultar uno de los muchos blogs de traducción que ya han hablado de ello. Esta plantilla será de vital importancia en nuestra trayectoria y servirá como base para los platos que cocinemos en el futuro. Es, en palabras de la propia Maya, «el documento con el que más trabajaréis en toda vuestra vida y el que mejor debéis cuidar». Hay que intentar conseguir el mejor resultado posible y dedicarle mucho tiempo, además de seguir mejorándolo con el paso de los años.

Esta plantilla la modificaremos según el tipo de trabajo al que aspiremos (añadiendo o quitando cursos, experiencia ajena al campo, etc.). Eso sí, tenemos que usar el sentido común y la imaginación: a veces una gran afición puede llevarnos hasta un gran trabajo. Tenemos la suerte de haber escogido una profesión en la que todo lo que hacemos en la vida nos puede llegar a servir de ayuda. Eso no significa que las citemos todas, de la primera a la última, sino que las seleccionemos teniendo en cuenta a qué puesto queremos acceder. Por ejemplo, Maya nos contaba que su pasión por la astrofísica la ha ayudado muchísimo tanto en algunos encargos de interpretación como en su trabajo en Redes, el programa de Eduard Punset (el único Dios en el que yo creería si no fuera atea). Como decía, a veces es importante añadir un toque de originalidad a nuestro currículum, algo que lo haga único. En ese sentido, se puede llegar hasta extremos inimaginables, todo depende de nosotros y de en manos de quién creamos que va a caer. Una anécdota relacionada con esta idea nos la contó Maya: en una ocasión se encontró delante del currículum de una traductora de neerlandés que especificaba en un apartado que estaba especializada en textos jurídicos, económicos, y, atención… ¡gatos, perros y caballos! Quizá os parezca muy temerario, pero lo cierto es que sirvió para llamar su atención por encima de otros currículums y la llamó con toda la curiosidad del mundo para saber por qué había puesto algo así. Si elegimos bien, podremos «llamar a diferentes puertas con diferentes documentos». De esta forma nos aseguraremos de presentarnos como profesionales orientados hacia la empresa en la que aspiramos a trabajar. Eso sí, no llaméis cincuenta veces: a nadie le gusta que le fundan el timbre.

Ahora que ya tenemos un currículum personalizado, lo mezclaremos en un bol con una carta de presentación en la que debemos explicar por qué queremos trabajar con determinada empresa y, sobre todo, hacer ver por qué nos necesitan, qué es eso que nos hace diferentes y perfectos para el puesto de trabajo en cuestión. Si batimos con decisión ambos ingredientes podemos llegar muy lejos. Pero, un momento, ¿qué es una buena receta sin una foto que nos muestre el resultado? Existe una cierta discrepancia entre si una fotografía ayuda o no a tu currículum. Tanto Maya como Francesc son partidarios del «sí, por lo general». Eso sí, no puede ser una foto cualquiera: tenemos que salir frescos como una mousse de limón recién sacada del frigorífico, dar un mensaje lo más positivo posible de nosotros. Como Maya recordaba, «nadie es tan guapo como en su foto de perfil ni tan feo como en su DNI». A veces hasta es recomendable buscarnos a un buen fotógrafo que nos haga algo más profesional ¡elegid vosotros mismos!

Lo estás haciendo mal...

Todo esto os podrá parecer excesivo si estáis empezando a estudiar, pero pensad que nunca se sabe cuándo podréis tener una oportunidad de oro. Yo misma tiré una a la basura este verano, cuando me fui a Madrid a ver a mi familia sin el CV en el portátil: ¡facepalm! Mientras estaba allí, Hewlett-Packard colgó una señora oferta de prácticas en su departamento de localización. ¿Qué hice? Enviar una versión corrientucha estéticamente de mi CV, con una foto que no era ni de lejos la adecuada (tampoco llegaba al nivel del señor del pelo verde, no os creáis…) y además sin tener la oportunidad de llevarlo en mano y dejar bien claro cuánto me interesaba el puesto. Llegué lejos, pero al final la perdí. Con esto quiero que entendáis que es importante que os mováis lo antes posible para ir creciendo como profesionales, no sólo como estudiantes, pero tampoco os agobiéis más de lo necesario: ¡la carrera es lo primero!

Usar los cacharros de otro tiene sus ventajas, pero a veces os surgirán oportunidades a las que os tendréis que enfrentar solos. Es por eso que ambos hicieron especial hincapié en el papel de los autónomos, esos que cocinan, limpian y presentan el plato ellos solitos, sin la ayuda de nadie. Sobre esto, precisamente, se nos habla muy poco durante la carrera. Hay que dejar claro que no todo el mundo sirve para ser autónomo, debemos conocernos muy bien a nosotros mismos y valorar si seremos capaces o no de desempeñar esta tarea. Maya comentaba que muchas veces, si no tienes la necesidad, no te lanzas a la aventura de ser autónomo. Sin embargo, es importante saber cómo funciona: puede que hoy estemos a gusto trabajando en plantilla, pero que pasado mañana nos apetezca probar cosas nuevas. Para ello es importante tener listos varios ingredientes.

El primero es 1/2 kg de tarjetas profesionales, como estas tan originales de otros compañeros. En ellas especificaremos nuestra especialización y nuestra combinación de idioma, y datos como nuestro teléfono, correo electrónico o página web. Las tarjetas son importantes cuando asistimos a congresos, cenas, actividades o incluso para repartir entre nuestros conocidos, que, en muchos casos, serán la clave para conseguir trabajo. Mientras preparamos las tarjetas tendremos que hacer la base de la receta. Para ello es necesario crear presencia en internet. Si queremos una base sólida, necesitamos mezclar la compra de un dominio propio (no hay excusa para no hacerlo ¡un .com son ocho euros al año!) para nuestra página web o blog personal con la creación de varios perfiles profesionales (LinkedIn, ProZ, Twitter, Facebook, Traditori). Además, nos recomendaron registrarnos en comunidades como Translator’s Café, Payment PracticesTranslator’s Base. Sólo con esto último una servidora pudo conocer a un montón de gente sin esfuerzo en la I International Conference on Translation and Accessibility in Video Games and Virtual Worlds.

Si vamos a ser autónomos, tenemos que pensar que somos pequeñas empresas. Francesc nos recomendó llevar un control de nuestros clientes y aprender a realizar algunas tareas administrativas básicas (que, por supuesto, también se deben cobrar). Una buena idea si estamos empezando es elaborar una lista de clientes potenciales relacionados con nuestro campo con los que nos gustaría trabajar. No podemos olvidar añadir a esta receta las listas de distribución, donde los profesionales de nuestro campo discuten y exponen diferentes temas. Es importante aprender de ellas: primero debemos observar lo que se dice y cómo interactúan los traductores que participan en ellas, para luego empezar a involucrarnos. Antes de hacerlo debemos tener claras las normas de participación. Si habéis formado parte de algún foro esto funciona exactamente igual. Algunas listas que se mencionaron son: ATD, Traducción en España o, para amantes de lo audiovisual, TRAG. Por extensión, también es importante asociarse, ir a cursos, conferenciasconocer gente, ya que tenemos la gran suerte de formar parte de una profesión donde, en términos generales, el compañerismo está por encima de la competitividad. Si queréis saber más sobre las asociaciones de traductores podéis visitar el tablón de anuncios de ASOCESP, en el que aparecen todas listadas a la derecha.

Sobre las tarifas no voy a extenderme ya que, como todos sabréis, es un tema ampliamente tratado y discutido por la red (aunque algo tabú también). Si queréis más información podéis consultar la encuesta de tarifas de la APTIC o las tarifas de la EIZIE, además de probar CalPro, la calculadora de gastos, ingresos y rendimiento profesional desarrollada por ASETRAD. En cualquier caso, Maya y Francesc recomendaron marcarse un umbral de precio por debajo del cual no merece la pena encender el ordenador y hacer un trabajo cualificado por el sueldo de un trabajo no cualificado. Su consejo fue no trabajar por menos de 0,06-0,07€ por palabra, cosa con la que yo estoy totalmente de acuerdo. Eso sí, como bien me ha recordado Maya por ahí abajo, ese es sólo el mínimo: «a partir de ahí, el cielo es el límite». También tened en cuenta que muchas veces dependerá del idioma: conozco a traductores de japonés que cobran entre 0,15-0,19€ la palabra y que por menos de 0,12€ no trabajan.

Cuando empezamos parece que si no tenemos experiencia remunerada no servimos para nada, pero no debemos dejarnos convencer: lo que debe hablar por nosotros es nuestro potencial, nuestra capacidad y nuestras ganas de trabajar duro. Eso sí, no a cualquier precio. ¿Que por qué? Porque existen infinidad de sitios donde adquirir experiencia en diferentes campos de forma voluntaria, aunque no remunerada. En la ronda de preguntas surgieron algunas dudas respecto a cómo adquirir experiencia en interpretación, ya que hay menos información, y nos recomendaron Babels, una red de voluntariado en la que te pagan viaje y alojamiento a diversos lugares del mundo a cambio de hacer de intérprete en los foros sociales que organizan. Si la causa merece de verdad la pena, a veces es mejor dedicar tiempo a esto mientras buscamos un trabajo digno que tirarnos en brazos del primer «desgarramantas» que nos ofrezca un trato suculento (para él, principalmente). ¿Significa esto que pagar por trabajar, como ofrecen algunas empresas, es otra buena opción? En mi opinión (y la de ellos), no, nunca. Como acabo de explicar, existen otras opciones que no tienen nada que ver con estas tendencias del mercado tan preocupantes. Si queréis saber a qué me refiero, podéis leer esta reseña sobre Lionbridge publicada en el blog de Leon Hunter.

...contra el mundo.

En relación a todo esto surgió un tema que ya os comentaba en mi primera entrada: no debemos confundir el miedo con el respeto. El miedo nos lleva a no hacer cosas, mientras que mirar los nuevos retos con respeto nos sirve para valorar la dificultad de lo que estamos haciendo sin huir de ello. Por eso tenemos que aprender a valorarnos, ser conscientes de nuestras limitacionesconocer nuestros puntos débiles (pero no dejar que se vean) y exponer los fuertes. Existe un punto medio entre ser un prepotente y pasarse de humilde: ahí es donde debemos intentar estar. Aunque todos estos consejos están muy bien y os servirán como guía, si queréis saber cómo convertiros en grandes profesionales de verdad necesitáis apoyaros en vuestra intuición y formaros una opinión sólida sobre todo tipo de cosas. Pensad que las recomendaciones nunca están hechas para ser seguidas al pie de la letra, ya que todos queremos cosas distintas y tenemos puntos de vista diferentes. Esta fórmula se puede adaptar a otros paladares emprendedores que no tengan nada que ver con la traducción.

¿El resultado? Lo tenéis a vuestro alrededor. Es especial por un motivo: con los mismos ingredientes nunca se consigue un resultado igual que el anterior. Te puede salir un quiché Algo más que traducir, una ensalada El Taller del Traductor, una tarta de queso Traducistes, unos ravioli Localización y Testeo con Curri o una lasaña La paradoja de Chomsky, entre otros muchos platos con presencia. Si queréis ser como ellos, el primer paso es pensar que no tenéis nada que envidiarles, pero mucho que admirar. Una cosa está clara: nos hemos pasado toda la vida comiendo, ¡ahora toca cocinar!

40 pensamientos en “APTIC y sus consejos prácticos para el mundo laboral

  1. Una entrada muy original, desde luego, jaja.
    Cuando estaba en la carrera solo nos dieron una charla de este estilo y me he lamentado más de mil veces de que no haya una asignatura en la que te enseñen fiscalidad para traductores, como funcionan los derechos de autor y cosas de estas :(

    • Gracias, Cecilia, eso intentaba…al final el tema recetil se me ha ido de la cabeza x’D

      Creo que estamos todos así, y lo “grave” es que ha tenido que venir una asociación de forma desinteresada a dárnosla, porque el mensaje que se extiende a lo largo de nuestra carrera es totalmente desmotivador y no tiene nada que ver con esto. Me alegró de verdad ver tanta asistencia, yo estoy metida en todo desde que soy muy pequeña, pero no todo el mundo es así y hace falta que al menos nos muestren el camino: andarlo ya lo haremos nosotros.

  2. ¡Bravo, bravo! :)
    No sabes lo bien que les va a venir este texto a las nuevas generaciones de traductores…
    Todo el mundo que quiere dedicarse a la traducción necesita este tipo de artículos, tan descriptivos y tan bien llevados.
    Yo nunca los tuve delante, pero agradezco que haya gente con tanta inquietud como tú por estos asuntos.
    ¡Enhorabuena!

    • ¡Gracias, gracias, de verdad!

      Espero que sea verdad y que alguien un poco perdido llegue a leerlo, a mí me pilló mayor todo esto de los blogs y creo que hace falta que nos echemos una mano entre nosotros. En otros ambientes se respira una competitividad malsana, incluso lo he empezado a ver en nuevas promociones de traducción, y me gustaría que eso no llegara muy lejos.

      Se puede compartir con los demás perfectamente, creo que lo que tiene que hablar por nosotros es nuestro trabajo, y ni con todos los recursos de documentación del mundo se puede suplir la falta de talento. Intentar hacer que los demás sean menos no dándoles ayuda no creo que contribuya mucho a hacer nuestro país más competitivo ni el mundo mejor, en general.

  3. ¡Ayyyyyyyyyyyy, que me emosiono!!! Me has nombrao y todo… *sobs* *sobs*
    Gracias, hermana. Te digo yo que, de aquí a nada, nos robarás las 5 estrellas michelín a todos, ya verás.

    Gracias por el resumillo. No me ha hecho arrepentirme de no haber ido porque me ha quedado todo clarísimo. Y me gusta mucho tu receta. La he probao un par de veces y se me ha quemado algunas, pero seguiré probándolo, que con la práctica es como se aprende.

    Y sabes que todos somos tus hermanos traductoriles-cibernéticos, así que, para lo que quieras, ya sabes donde estamos.

    • ¡No llores, sé fuerte! ; D ¡Claro que sí! De hecho os nombraron a muchos en la conferencia, no te creas. Con aparecer en alguna pizarra algún día, la verdad, me conformo : )

      ¡Me alegro! A mí también se me quema, y de hecho todavía no he usado todos los ingredientes (una es muy perfeccionista), pero tiempo al tiempo. A juzgar por tus platos se aprende, sí, y mucho.

      ¡Viva el amor fraterno-traductoril!

  4. ¡Muy divertida tu entrada! Y, sobre todo, útil.

    Te seré franca, cuando estaba en la universidad no estaba ni la mitad de puesta que tú. Seguramente hubo alguna que otra charla, pero yo no fuí :S Aunque no me arrepiento de nada, porque ese tiempo a lo mejor lo dediqué a otras cosas que también me fueron útiles, admiro que ya tengas ese entusiasmo y disposición. Estar segura de lo que quieres hacer es muy pero que muy importante. Llegarás lejos.
    Además, seguro que contagiarás ese ánimo a la gente que tengas a tu alrededor :)

    Alba

    • ¡Me alegro de que te hayas reído, Alba! El señor del pelo verde también.

      La verdad es que hasta el año pasado me movía por instinto (no lo he comentado pero también es bien importante), había ido a un par de jornadas sobre videojuegos y demás pero no tenía ni idea de cómo sería todo al acabar la carrera. Además, como tú, estaba bien ocupada con otras cosas y llegaba tan cansada a casa que no sacaba fuerzas para ir a este tipo de charlas. Para mí hay un antes y un después tras las conferencias de localización que he comentado arriba, aprendí muchas cosas en sólo dos días y me convencieron de que tenía que seguir persiguiendo lo que quería, al menos ahora que puedo… Espero que seas tan buena adivinadora del futuro como traductora :_

      ¡Eso es lo que quiero! Hay un post de Ana Ramírez (Analizando la traducción) por ahí que expresa muy bien lo que quiero: que la gente se ayude y se anime de promoción en promoción.

      Gracias por tu comentario, Alba, y espero un post sobre el taller para los peques :_)

  5. Gracias por lo de “buena traductora”, jeje. La verdad es que, como me reparto entre la traducción y la docencia, pienso que los hay mejores o, mejor dicho, más especializados, pero tampoco me considero mala. A eso es a lo que me refería cuando decía que estaba en otras cosas. Mi esfuerzo ha estado disperso entre ambas, aunque no me ha ido mal (éste es otro tema, por cierto, sobre el que se puede debatir y mucho).

    Nada más, no creo que adivine el futuro, pero seguro que si persigues lo que quieres lo conseguirás. No te presiones más de lo necesario, solo sigue como ahora, haciendo lo que te gusta y siguiendo tu instinto, que es algo muy importante aunque suene “poco científico” ;)

    • Hombre, no podía ser de otra forma ^^ Bueno, pero por otro lado en esto de la traducción todo sirve para hacerse mejor profesional, y ser profesor aporta muchas cosas también a nivel personal, aprendes a tratar a las personas… Creo que aunque estés dividida entre ambas cosas, si eres buena (que eso me consta), no hace falta decir más.

      Vamos a ver si es verdad, de momento me dejo llevar con la corriente pero con muchas ganas, que es lo que se pierde más rápido.

  6. No sé si es larga la entrada, pero como es entretenida e interesante, se te perdona. ;) Desde luego, no es una receta imposible de hacer, pero lleva su tiempo y su ensayo-error, como bien dices.

    Me hace gracia eso de “nadie es tan guapo como en su foto de perfil ni tan feo como en su DNI”, se nota que no han visto mi foto del Facebook / Twitter / Google. Mi padre siempre me dice: “¡quítate esa foto de marciano!”.

    • Hombre, bueno es leer eso, ya estaba pensando en qué quería por mi última cena x’D

      Ellos nos dijeron que, según la suerte y la perseverancia, puedes tardar entre 2 y 5 años en estar donde quieres. Pero vamos, paciencia, toda la del mundo. A mí tu foto de perfil me parece carismática y ese toque verde me recuerda a los buenos tiempos de Expediente X, por una vez voy a tener que decirte que no le hagas caso a tu madre.

      ¡Gracias por comentar!

  7. ¡Pero qué pedazo de entrada! Me ha parecido superoriginal además. :)

    No creas, al igual que Alba (que estudiamos juntos ;)), yo jamás fui a ninguna charla de traducción… Vale que tenía intereses por otros lados, pero tampoco es que me moviera demasiado en temas de jornadas y cosas así. Fue a raíz del blog y otras cosillas que había hecho por mi cuenta cuando entré de lleno en esto.

    No tengo mucho tiempo para comentar hoy, pero vamos, ¡una entrada totalmente recomendable para cualquiera! :)

    Saludos,
    Pablo

    • ¡Muchas gracias Pablo! Pedazo sobre todo porque me enrollo cual persiana, pero la ocasión lo merece.

      Ya le comentaba a ella que yo tampoco me había molestado hasta ahora, que me quedan 12 créditos para acabar la carrera y tengo más tiempo libre. Por eso decía que no hay que forzarse a lo loco, una cosa es preocuparse por el futuro y otra agobiarse por las buenas. Esto va poco a poco, hasta que fui a las conferencias de diciembre no me di cuenta de verdad de la de cosas que se pueden sacar en claro. Ahora, si tengo que elegir y la APTIC me lo permite, me quedo con la conferencia que dio Alekséi Pázhitnov (el creador del Tetris) hace un par de años en la UAB ¡irrepetible!

      Te agradezco que hayas sacado un minutillo para contestarme, sé que eres un hombre muy ocupado que lee mientras camina y estas cosas x’D

      ¡Nos leemos!

  8. Querida Nieves:

    Con motivo de esta corta entrada que mes y tanto te ha llevado escribir, me aventuro a concluir que eres Dios. Ahora entiendo el que no creas; for what.

    Pues nada, voy a repetir lo del resto, que siempre queda bien. Muy útil para novatos de la vida y para mí también, aunque sea un pro. Genialmente narrado y con imágenes muy majas y amenas. Me quedo con la del preso ojeroso no-muerto, que me ha resultado entrañable.

    Salir de la facultad sin tener ni idea de estas cosas o de cómo -cojones- funciona la vida de autónomo, anula totalmente los conocimientos de Traducción e Interpretación que podamos tener. ¿Para qué me vale traducir sin saber cobrar? La caridad debe de ser un valor en alza o algo. Ahora saldrá la tipa ésa de la UAB a echarnos los perros, pero es lo que hay. En la mía no creo que haya habido tampoco ninguna conferencia del estilo, por desgracia.

    Bueno, mantengo mi predicción. You know. Take care and write more often!

    • Querido hamijo mío del corasón Álvaro:

      Esta entrada no es la que me ha llevado un mes, esa la dejo en plan borrador legendario para sorprenderte un día dentro de 50 años, cuando ya seas un localizador amigo de los coreanos muy viejo con su propia asignatura de libre elección en la USAL. Me congratula que tengas tan alto y equivocado concepto de mí, en cualquier caso.

      Todos hemos sido un Traductor Nivel 1 con objetos grises y sin saber para qué parte del mapa tirar, había que hacerlo. Si el señor detenido te gusta, tengo uno que te fascinará sin lugar a dudas: happy moustache.

      Nos vemos en Nintendo ;D

  9. Preciosa:
    Qué ilusión me ha hecho tu escrito. Mereció la pena pegarle la chapa al personal durante tanto rato con ese calorazo aunque solamente fuera porque alguien tan genial como tú lo haya resumido con esta receta estupenda :-)
    Como te dije en privado, vales un imperio: que lo sepa todo el mundo. Ojalá todos los estudiantes estuvieran la mitad de puestos y enterados que tú.
    Solamente una puntualización, por alusiones, y sobre un tema espinoso (¡cielos!): las tarifas. Dijimos que hay que marcarse un umbral (6-7-8 céntimos) por debajo del cual no merece la pena encender el ordenador, porque, como demuestra CalPro, entonces se gana menos que una cajera de supermercado (con todo el respeto que merece esa profesión), pero también dijimos que, a partir de ahí y hacia arriba… the sky is the limit. Vamos, que para qué conformarse con 6-7 céntimos cuando se pueden conseguir 10-15 sin salir de España con clientes directos, o hasta 20 en otros mercados. O con la interpretación, donde las tarifas son más que decentes. Hay que intentar apuntar alto, hacerse valer, posicionarse… y no comprar la moto de que en este mercado solamente se puede malvivir o vivir mal, porque NO es cierto. Se puede vivir de putísima madre de esto, y encima disfrutarlo. Lo demuestran cada día muchos profesionales, pero no lloriquean en las listas y foros, por lo que a veces se los oye menos.
    Muchos besos, bonica; qué placer fue desvirtualizarte.
    Maya
    PD: Tengo celos del de Tetris ;-)

    • ¡Me encanta oír eso, Maya! Y muchas gracias por tus palabras, me vas a sacar los colores.

      De chapa nada, y no sabes la de gente que me ha dicho que le habría gustado ir y no pudo. Fue muy ameno, yo creo que hasta se nos hizo corto. De hecho gracias a la conferencia el otro día se me acercó un chaval y me preguntó por todo el tema de los videojuegos. Le estuve explicando lo mejor que supe ^^ No sé si sé tanto como querría o debería, pero me alegra poder contribuir y poner mi pequeño granito de arena. Tampoco sé si soy la más indicada o no, pero creo que es importante que hablemos de estas cosas en nuestros blogs, yo le agradezco mucho a “mis mayores” que lo hagan en los suyos y en Twitter, he aprendido muchísimo. A veces hay cosas que a uno le parecen obvias pero que simplemente son fruto de la experiencia ¡y con eso no nace nadie!

      Con las tarifas ni lo pensé, me pareció tan evidente… Pero no lo es, es lo que comentaba arriba, así que ya está editado. Me parece muy importante eso que dices de “apuntar alto”, porque para valorarse a la baja tienes toda la vida por delante, cuando ya “no te quede otra”. Tampoco quiero decir que haya que decir que no a todo por sistema, a veces un trabajo con una tarifa más bajita (en el límite que marcábais, vaya) puede ser una gran oportunidad. Y tienes razón, porque pasa con todo en nuestra profesión: de lo malo se oye y se lee mucho, de lo bueno no tanto. Vamos a intentar cambiarlo.

      Muchas gracias por comentarme, sé que estás todo el día para arriba y para abajo, y por descontado el placer fue mío. Espero que nos veamos pronto otra vez y podamos hablar con calma de todo un poco. Y, por cierto, el señor Pázhitnov no tiene nada que envidiarte ^^

      ¡Un abrazo, Maya!

  10. A estas alturas de la noche ya no queda mucho más que añadir a todo lo que te han dicho ya, así que seré breve: ¡qué bien escribes!

    Guardaré el enlace al artículo para pasárselo a todos aquellos que me pidan información sobre el mundo profesional traductoril, pues has hecho un resumen estupendo.

    • ¡Gracias por pasarte, Dalia!

      Qué cosas me decís, vais a hacer que me ponga roja :_ Si vosotros lo disfrutáis yo no puedo estar más contenta. Creo que me he dejado algunas cosillas pero tampoco quería dormir a las piedras ¡gracias, de verdad!

  11. Sé que llego un poco tarde, Nieves. Te mereces un aplauso (plas,plas, plas). Durante mis años de carrera, y los de Rai, que fuimos compis, nadie nos habló sobre estas cosas. En cambio tuve un gran profe que durante sus clases de Tr.técnico-científica nos contaba como era el mundo real fuera de nuestra burbuja universitaria.
    ¡Sigue así! Y no pierdas nunca el entusiasmo y la ilusión.
    Saludos.

    • Para tardona yo, que llevo unos días muy ajetreados…

      Muchas gracias por ese aplauso, me lo guardo en el bolsillo. Parece que va con la especialización, porque la única profesora que nos habló del tema también era de científico-técnica (Verónica López, muchos la conoceréis) y otro profesor que vino de sustituto y trabajaba para Microsfot, Intel, Nokia… Me parece que es uno de los grandes agujeros de nuestra educación y me gustaría que no sólo los tuvieran que rellenar asociaciones y voluntarios, sobre todo porque mucha gente no puede asistir a estas cosas por razones de fuerza mayor y es algo que debería conocer todo el mundo.

      Ahora mismo de ilusión voy sobrada, y os tengo que dar las gracias a vosotros :_)

  12. La fama de este post era más que justificada :-) Me han encantado el planteamiento y el estilo. Al hilo de lo que cuenta Cristina en su comentario anterior, creo que casi todos hemos “sufrido” cuando estamos acabando la carrera a un profesor de este tipo. Son los que de verdad conocen el mercado laboral y, a pesar de tanto esfuerzo para aprobar sus asignaturas, nos abren los ojos, como supongo que habrá sucedido a muchos estudiantes al asistir a esta charla. Veo necesarios actos como estos y, si es posible, cuando aún se está en la universidad. Que luego damos el salto al mundo real y estamos tan perdidos que nos cuesta el doble conseguir los objetivos que nos planteamos. Un saludo y enhorabuena por el blog. ¡Genial!

    • ¡Gracias, Ana! Aunque exageráis un poco ;D

      Con lo mala cocinera que soy no sé si he elegido la mejor temática, pero si se ha hecho ameno me conformo. Lo triste es esto: generalmente es un solo profesor, que “sacrifica” una de sus clases para explicar todo esto como puede. No me parece un tema en el que un solo punto de vista baste. Harían falta además clases sobre fiscalidad y otros temas peliagudos que siempre entran mejor si nos los explica un experto. Luego ya investigará cada uno por su lado, claro está. Podría decir sin miedo a equivocarme que, por el contrario, al menos la mitad de mis profesores han sido un refuerzo negativo en ese sentido. Está muy bien no crear falsas espectativas, pero muchos de ellos llevaban años sin ejercer esta profesión y pintaban las cosas, en mi opinión, demasiado negras. Alguno habría que hasta se querría quitar la competencia antes de tiempo…

      Gracias por comentar, ¡espero verte por aquí otra vez!

  13. No te voy a decir nada que no te hayan dicho ya, Nieves, pero me ha encantado la entrada, me ha parecido muy original, especialmente la parte de la receta.

    Totalmente de acuerdo con lo que comentas, faltan más charlas de este tipo en la universidad. Si no fuera por algunos profesores, ni yo mismo sé dónde habría acabado… En la carrera faltan asignaturas y contenidos orientados a la vida de los estudiantes una vez acaben la carrera y pretendan introducirse en el mundo laboral, pero si empiezan a leer artículos como este, seguro que poco a poco irán comprendiendo este mundillo. :)

    • ¡Me alegra mucho oír eso!

      Seguramente te habrías dejado llevar por el instinto, pero a veces eso no basta… Aún con este tipo de charlas, nos siguen faltan muchas herramientas. En una profesión donde una gran cantidad acabaremos siendo autónomos, el hecho de que no haya una clase o una serie de seminarios sobre temas relacionados con fiscalidad, facturación, etc. me parece un poco surrealista. Tampoco hace falta algo espectacular, lo hemos propuesto alguna vez y se nos han echado encima… En fin, queda mucho por andar.

      Muchas gracias por comentar y bonito gato, parece muy suave :_

  14. Me quito el sombrero y me pliego en reverencia con alegre floritura final ante esta entrada tan bien planteada y escrita. Ojalá anime a los jovenzuelos a ver con mejores ojos esta difícil pero apasionante profesión o, por lo menos, les sirva de ejemplo de un texto que interesa y hace disfrutar a cualquier lector (sea estudiante, profesional de las lenguas o, simplemente, curioso). Todo traductor debería escribir así de bien, aunque luego se dedique a traducir la interfaz de una app para Android o la descripción de una tuerca en un catálogo de ferretería. Congrats! :-)

    • ¡Qué honor! No sé qué decir ante tan solemne gesto :_)

      Ojalá, ojalá, esa es la idea, que gente que desanima gratuitamente ya ha mucha y a mí me tienen cansada. No sé si escribo “así de bien”, pero en eso que dices te doy toda la razón. De verdad que me vais a sacar los colores con esto de la escritura, es algo que me gusta desde hace tiempo y no sabes cuanta ilusión me hace que me digáis cosas así… Me anima a seguir y me alegra el día, ¿qué más puedo pedir?

      Thank you very much, indeed :_D

      PD: Muy triste por mi parte, no sabía que tenías un blog. Me lo pido de merienda y te enlazo ahora mismo.

  15. ¡Fantástica, Nieves!
    Original y muy, muy bien ligada. Ojalá en mi época universitaria se hubiesen celebrado algunas jornadas así, pero me conformo con leer entradas como la tuya para imaginarme cómo podrían haber sido esas charlas nunca organizadas.
    Creo que todos los que te leemos coincidimos en lo mismo: tienes muchísimo potencial. No pierdas nunca esta creatividad tuya porque está claro que te hará llegar muy lejos. The sky is the limit, sí, pero me parece que a ti se te va a quedar pequeño. ¡Ole!

    • ¿Como la Semana de El Corte Inglés? ¡Muchas gracias, Marta!

      ¡Qué bien! Con la mayonesa me pasa al revés, no la consigo ligar y se me corta x’D Es una pena porque aún hoy en día estamos ante un caso excepcional, en muchas universidades siguen sin impartirse y más nos vale que los estudiantes que vienen se preocupen porque eso cambie (nosotros lo intentamos como pudimos).

      Gracias por esas palabras ante las que no sé qué decir :_ Aunque suene muy moñas me habéis devuelto la ilusión por escribir y por seguir haciendo cosas que ya había casi olvidado. Si acabo la mitad de bien que vosotros ya seré feliz. ¡Hasta el infinito y más allá! Estoy segura de que, si llego, nos veremos por las alturas.

  16. Hola, Nieves:
    En la Facultad de Soria estamos preparando unas jornadas sobre buena praxis en traducción y, buscando inspiración, he llegado a tu receta, que me parece deliciosamente positiva. Desde luego, no le falta de nada y cada cual podrá cocinarla a su gusto.
    Voy a recomendarla en la mesa redonda del próximo día 30 y me guardo el enlace para ponerla en la bibliografía del curso que viene ^_^.
    Es cierto que a veces hay un abismo entre la universidad y la profesión, no solo en nuestra carrera. Sin embargo, creo que ambos mundos se necesitan y se deberían retroalimentar, por lo que en el futuro deberían estrechar lazos.
    ¡Hurra por la cocinera!

    • ¡Hola, Judith!

      Antes de nada, gracias por pasarte y dejar un comentario. Seguro que entre todos podemos mejorar la receta. Y también intentaremos estrechar esa franja entre el mundo laboral y el académico. Por otro lado, no quisiera que acabáramos como en Japón, donde casi casi la enseñanza está supeditada a las grandes empresas. Que la relación sea sana y cercana pero que ninguna pese sobre la otra: como tú has explicado mejor, que se retroalimenten. Sobre la recomendación, no puedo hacer otra cosa que agradecértelo y sentirme muy, muy halagada. Es todo un honor que los profesores os intereséis por la entrada y que la mováis, me hace una ilusión tremenda.

      Que conste que hay cocinera porque ha tenido buenos chefs que estaban ahí para enseñarle los trucos necesarios :)

  17. Esta entrada me da esperanzas. Creo que entro en la categoría de novatos-a-más-no-poder, recién salida de la carrera y con ‘ideas’ pero sin ningún ingrediente. De nada sirve, muchas veces, querer hacer un buen plato sin los ingredientes – siguiendo con la metáfora – pero poco a poco, una va amontonando datos, y seleccionando.
    Supongo que ésto sería lo equivalente a un libro de recetas – y ahora, a leer, tomar nota, modificar lo que hace falta, y como se ha dicho – cocinar. :)

    • ¡Hola, Paula!

      No sabes cómo me alegra leer eso. Y ese es precisamente el objetivo número uno de un recién licenciado: no perder la esperanza. Muchas veces me he desesperado y he pensado en mandarlo todo al cuerno y, mira, no he tenido que sufrir todo eso que temía simplemente porque no dejé de creer que podía pasarme algo bueno. No creo que las cosas ocurran solo por desearlas (demasiado místico para mí), pero si es cierto que ese optimismo ayuda a que la gente te vea de otra forma y te abre muchas puertas. No te desanimes y ve pasito a pasito. Tampoco sigas ciegamente esta receta, ni ninguna otra. Como tú misma dices: leer, sintetizar y lanzarse a cocinar :) Estamos por aquí para ayudarnos.

      ¡Un saludo y mucha suerte!

Responder a rairizo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s